Estas son algunas de las razones que hacen incompatible un megaproyecto inmobiliario en un Santuario de la Naturaleza

1. Tala de árboles: El loteo de las hectáreas destinadas para uso residencial eliminará la mayor parte de especies exóticas y endémicas del lugar.

2. Segregación social: Este proyecto no busca solucionar el déficit habitacional y alto índice de vulnerabilidad de Hualpén. Por el contrario, fomentará la elitización de un sector del Santuario ubicado cerca de una pequeña caleta, cuya población se encuentra desprovista de servicios básicos.

3. Daño al turismo: El loteo de las hectáreas comprometidas limitará el libre acceso a senderos y playas (cuatro en total), impidiendo la recreación y el esparcimiento público en un lugar natural.

4. Aumento de población: El ingreso de más de 4.000 habitantes aumentará el flujo vehicular y la cantidad de animales domésticos, lo que, incluso, podría alterar la cadena trófica.

5. Mal manejo de residuos: Un manejo inadecuado residuos podría generar una mayor contaminación del aire, suelo y agua. Por otra parte, el mal manejo de las aguas residuales provocaría la introducción de elementos contaminantes al mar, afectando irreparablemente la biodiversidad marina.

6. Daño ambiental: El proyecto podría alterar el curso natural de los cauces, provocar contaminación acústica por el uso de máquinas y herramientas y destruir el ecosistema donde cohabita gran biodiversidad. 

7. Deterioro zona arqueológica: Al emplazarse en una zona arqueológica, el proyecto constituye una amenaza para el valor cultural, histórico y geográfico de la Península y sus habitantes.

Ayúdanos comentando, compartiendo y difundiendo la información. ¡Ayúdanos a proteger el Santuario de la Naturaleza de la Península de Hualpén!

📸 Agradecimientos de fotografías:
@dani.paz
@mezeitor
@montaraz.naturaleza
@pablohidalgou
Andrés Toro